disertar.
(Del lat. dissertãre).
1. intr. Razonar, discutir detenida y metódicamente sobre alguna materia,
bien para exponerla, bien para refutar opiniones ajenas.
     William Rodríguez
William   Rodríguez
Recaudó varios millones de dólares para las víctimas hispanas del 11 de septiembre de 2001
Perdió 200 amigos en la tragedia del ataque terrorista a las Torres Gemelas
De joven trabajó como ayudante de un mago y prestó servicios en la oficina de un gobernador en el WTC, donde aprendió sobre leyes y a tratar con la prensa
Capital humano
Capital humano
Superviviente, 11 S, Rescate, World Trade cencer, Héroe
William Rodríguez     Héroe del 11-S
Un pequeño retraso en su hora de entrada a trabajar no sólo salvó su vida, sino la de al menos cien personas. Cuando impactaron los aviones, Rodríguez, puertorriqueño, limpiador de los 110 pisos de escaleras de la Torre Norte del World Trade Center, estaba donde no debía: en el sótano. Fue el único de los cinco empleados provistos de la llave maestra que abría todas las puertas del edificio que decidió permanecer en aquel infierno para ayudar a los bomberos, y uno de los últimos en salir vivo antes del derrumbe de las torres. Fue recibido en la Casa Blanca como héroe.
En su caso, el “sueño americano” se convirtió aquel 11 de septiembre en una pesadilla, en un día fatídico en el que, sin embargo, Rodríguez supo exhibir la mejor versión de sí mismo.

Inicialmente, rescató a 15 personas del sótano, pero regresó varias veces para evacuar a otros supervivientes. Lideró a los bomberos por aquel edificio en llamas que él conocía como la palma de su mano, y gracias a la llave maestra que custodiaba abrió las salidas de emergencia por donde escaparon cientos de desconocidos.

En sus idas y venidas, casi pierde definitivamente la vida. Pudo salvarse del derrumbe al tirarse debajo de un camión de bomberos, quedando prácticamente sepultado. Rodríguez fue el último en abandonar por su propio pie la torre Norte del WTC.

De joven había trabajado como ayudante de un mago, su verdadera pasión, así que William se concentraba en recordar las lecciones de escapismo, en controlarse para no desperdiciar el poco oxígeno que tenía, mientras llegaban a salvarle. No perdió el conocimiento y pasó el resto de la jornada participando como voluntario en la Zona Cero.

Aunque George W. Bush lo recibió en la Casa Blanca como un héroe nacional, la vida de William Rodríguez dio un vuelco doloroso. Sufrió estrés postraumático y la culpabilidad del superviviente, pero les hizo frente. Su motivación fueron los más de 200 amigos que perdió en el ataque terrorista, compañeros –la mayoría hispanos– de aquellos edificios en los que William llevaba trabajando 20 años. En su homenaje, recaudó varios millones de dólares, convirtiéndose en un eslabón entre los familiares de las víctimas y el gobierno de Estados Unidos y en un ejemplo de superación de adversidades, fortaleza y liderazgo.

Sin embargo, Rodríguez, el limpiador que cambió la historia de muchas personas, que hizo verdadera magia para ayudar a los bomberos aquel 11-S, tiene una herida que no se le cerrará nunca: no haber podido llegar más alto, a los últimos pisos, para salvar a más gente de una muerte segura.